Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Manuel Vicent’

Hoy, 13 de mayo, festividad de San Pedro Regalado, todos los medios de comunicación coinciden en analizar e informar sobre una misma noticia: el plan anticrisis del gobierno. La historia nos demuestra que los males que aquejan a España no son de hoy ni de ayer, ni tan siquiera de antes de ayer.

Enero de 1915. Antonio Machado reflexiona sobre los males que aquejan a España desde el pasado. Evoca su juventud y la de su generación que no consiguieron cambiar esa España, pero le queda la esperanza de que tal vez lo consiga la nueva juventud. Han pasado cien años y…

A una España joven

… Fue un tiempo de mentira, de infamia. A España toda,
la malherida España, de Carnaval vestida
nos la pusieron, pobre y escuálida y beoda,
para que no acertara la mano con la herida.

Fue ayer; éramos casi adolescentes; era
con tiempo malo, encinta de lúgubres presagios,
cuando montar quisimos en pelo una quimera,
mientras la mar dormía ahíta de naufragios.

Dejamos en el puerto la sórdida galera,
y en una nave de oro nos plugo navegar
hacia los altos mares, sin aguardar ribera,
lanzando velas y anclas y gobernalle al mar.

Ya entonces, por el fondo de nuestro sueño —herencia
de un siglo que vencido sin gloria se alejaba—
un alba entrar quería; con nuestra turbulencia
la luz de las divinas ideas batallaba.

Mas cada cual el rumbo siguió de su locura;
agilitó su brazo, acreditó su brío;
dejó como un espejo bruñida su armadura
y dijo: “El hoy es malo, pero el mañana… es mío”.

Y es hoy aquel mañana de ayer… Y España toda,
con sucios oropeles de Carnaval vestida
aún la tenemos: pobre y escuálida y beoda;
mas hoy de un vino malo: la sangre de su herida.

Tú, juventud más joven, si de más alta cumbre
la voluntad te llega, irás a tu aventura
despierta y transparente a la divina lumbre:
como el diamante clara, como el diamante pura

ANTONIO MACHADO

Escucha el poema en la voz de Fernando Fernán Gómez

Quizás haya que ir pensando en encontrar otras medidas:

El deterioro de la vida pública es tan profundo que uno debe volver a armarse moralmente desde la naturaleza, allí donde las ovejas escarban en busca de raíces. Leyendo a Lucrecio debajo de un olivo puede uno comenzar a redimirse de la suciedad que la ciénaga política le ha dejado en el cerebro la última temporada ejerciendo ahora el pequeño placer de los sentidos. (Manuel Vicent)

Anuncios

Read Full Post »