Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘perdiz pardilla’

Me llega una nueva entrega de Javier Vitores, su texto y, sobre todo, sus fotografías son una delicia para los amantes de la naturaleza.

Estamos en lo mejor del año para disfrutar del medio ambiente. Es un decir…, para mí todo el año tiene sus particularidades y es fácil encontrar esas pequeñas cosas que hacen que valga la pena salir al campo sin importar la fecha del calendario. Ahora los días son largos, tendremos que madrugar un poco para que no nos pille el calor y que todo bicho viviente se quede parado, impidiéndonos así su observación. Es época de eclosión de insectos. Y de ellos se alimentan casi todos los pájaros, incluso los granívoros se dedican a conseguir proteínas para sus crías. No hay más que fijarse en algún aparcamiento de coches para ver como los gorriones comunes revisan todo el frente del automóvil en busca de insectos pegados al chasis que pronto irán a las gargantas de los pollos. Es fundamental en esta época de crecimiento el aporte de insectos.

En esta miscelánea de fotografías, no puede faltar el buitre leonado. Los padres recorren en vuelo los antaño muladares, hoy granjas (generalmente de cerdos) para llevar en el buche el alimento que regurgitarán para alimentar a su pollo. Pronto empezarán a salir de los nidos y se tendrán que ir buscando la vida. Los dos primeros años, es fácil que divaguen por el planeta. Muchos cruzan el estrecho de Gibraltar para bajar al centro de África. Quizás, al cabo de un tiempo vengan a sus farallones castellanos a criar. Cada vez más a menudo se apuntan a este viaje especies de buitres africanos que, quizás, con el tiempo lleguen a quedarse por aquí. Los ratoneros comunes también hacen de lo suyo… Como sabéis por la cloaca desechan todo en una única defecación.

Buitre leonado (Foto: Javier Vitores)

Ratonero común (Foto: Javier Vitores)

Los picapinos, tan comunes en choperas, son unas de las aves más bonitas y fácil de distinguir. Sus colores rojos y negros (pico picapinos), o bien verdes (pito real) incluso pardos (torcecuello), son una maravilla para la vista, aunque normalmente se les oye más que se les ve. Hay que mirar bastante arriba de los árboles para poder observarles. El esquivo torcecuello es una especie de picapinos poco conocido pero bastante común en nuestra zona. También se le oye más que se le ve. Se pega a los troncos mimetizándose, evitando cualquier movimiento cuando pasamos cerca de él. Este ave es el único picapinos que viene de África y allí se va pasado el verano.

Los picapinos, tan comunes en choperas... (Foto: Javier Vitores)

Sus colores verdes... (pito real) (Foto: Javier Vitores)

Torcecuello (Foto: Javier Vitores)

Las perdices están con sus perdigones recorriendo nuestros campos. Toda esta gran prole servirá de alimento a multitud de depredadores, mamíferos, aves, cazadores… La perdiz que tenemos en nuestra tierra es la perdiz roja, común en Castilla, pero no tanto en el resto de Europa. La perdiz pardilla ocupa zonas más norteñas y montañosas. Hay que ir a la Sierra de la Demanda para verla.

Las perdices están con sus perdigones... (Foto: Javier Vitores)

La perdiz pardilla (Foto: Javier Vitores)

Qué decir de los córvidos: el arrendajo común, bastante raro por nuestra Ribera, aunque asiduo de algunos encinares de La Ventosilla. Los rabilargos son gremiales. Toda familia, primos y tíos, ayudan a que salgan sus numerosas polladas. De ahí que sean tan abundantes. Esta es una especie en expansión que hace veinte años no era tan común por aquí. Ahora cada vez ocupa zonas más al norte. Curiosamente este ave sólo se ve en España y Portugal y en zonas de Asia. Se creía que pudo quedarse aislado en la península en épocas glaciares. También hay teorías que dicen que lo trajeron los portugueses de sus colonias de Asia. Los análisis de ADN las consideran especies muy alejadas, aunque su parecido sea grande. Otros córvidos como la chova piquirroja hay que buscarlas en zonas de altos cortados. Su pico rojo (los jóvenes amarillo) y sus chillidos son inconfundibles. Aquí también se ve en el Castillo de Peñaranda de Duero, la Yecla, Montejo de la Vega, etc. La urraca, siendo una especie común, sus tonos tornasolados, silueta, vuelo, atrevimiento, etc., la hace una especie especial muy pegada al ser humano. Por desgracia las arma parda entre los nidos de pajarillos, depredándolos. Pero ella también tiene que alimentar a su prole. La naturaleza y la evolución de cada especie es lo que tiene…

El arrendajo común, bastante raro por nuestra Ribera, aunque asiduo de algunos encinares de La Ventosilla. (Foto: Javier Vitores)

Otros córvidos como la chova piquirroja hay que buscarlas en zonas de altos cortados (Foto: Javier Vitores)

Y va pasando el verano, ya se empiezan a caer los pájaros de los nidos, algunos en un intento de emanciparse antes de tiempo y otros, volantones, nos miran con curiosidad al toparse con el rostro humano.

Es época de sacar adelante a las crías y pronto. Muchos tienen que crecer rápido para dejarnos en el ya casi cercano agosto; pero también quedan muchas aves en proyecto esperando ese estadío en forma de huevo, segundas puestas, etc., es tiempo de consolidar la especie.

Anuncios

Read Full Post »